Red por los
Derechos de la Infancia
en México
Siguenos en: Ir a Facebook Ir a Twitter Ir a You Tube

REDIM llama a priorizar la atención a niñas, niños y adolescentes frente a los fenómenos naturales

  • Los fenómenos naturales no son predecibles en tiempo y magnitud, pero todo desastre o catástrofe es prevenible con el aprendizaje institucional y la responsabilidad del Estado.
  • Uno de los aprendizajes centrales de la sobre vivencia humana está en priorizar el cuidado y protección de niñas, niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con alguna limitación física.
  • El SIPINNA tiene que ser el espacio de articulación de todos los niveles de gobierno y las Secretarías de Estado para atender las emergencias, identificar nuevos riesgos y diseñar la respuesta especializada de todo el Estado mexicano.

Los fenómenos naturales son parte de la convivencia del ser humano con la naturaleza. A lo largo de la existencia de la humanidad en este planeta hemos aprendido a interactuar con el medio ambiente y desarrollar nuevas capacidades para sobrevivir como especie. Uno de los aprendizajes centrales está en priorizar el cuidado y protección de niñas, niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con alguna limitación física.

Actualmente en México nos estamos enfrentando a distintos fenómenos naturales como huracanes, terremotos, temperaturas extremas, entre otras. Sin embargo, esto fenómenos naturales se convierten en “desastres” o “catástrofes” (no naturales) por las condiciones de desigualdad, corrupción y desorganización del Estado, afectando principalmente a los grupos más excluidos: niñas y niños; población indígena, etc. Los fenómenos naturales no son predecibles en tiempo y magnitud, pero todo desastre o catástrofe es prevenible con el aprendizaje institucional y la responsabilidad del Estado. 

Ante fenómenos naturales que se presentan actualmente en México y el mundo, #REDIM, Red por los Derechos de la Infancia en México, llama al Estado mexicano a atender prioritariamente la garantía de derechos de los niños, niñas y adolescentes quienes constituyen el grupo que sufre el mayor impacto negativo para sus proyectos de vida.

El Estado mexicano tiene establecidos una serie de planes de prevención de riesgos de desastres en los que se involucran las escuelas y las comunidades para tener toda la información que les ayude a saber cómo actuar, que han demostrado eficacia a lo largo de las últimas décadas. Sin embargo, en ocasiones los avances se miden desde el ámbito urbano y no en las comunidades más pobres, sobre todo las más alejadas y en riesgo por su ubicación geográfica.

Es importante asumir que los fenómenos naturales que se convierten en "desastres no prevenidos”, pueden convertirse en “catástrofes para la infancia” entre las que destacan:

  • Efectos psicológicos, derivados del trauma generado por las pérdidas que ocasionan los desastres que interrumpen su tranquilidad. Sin una intervención profesional se pueden generar secuelas que alteran su desarrollo emocional, sus capacidades cognitivas y su inclusión en la sociedad.
  • Separación de los niños y niñas de sus familias, debido a la muerte de sus padres o el desplazamiento de sus comunidades.
  • Pérdida de espacios educativos, cuando se daña la infraestructura escolar (o carencia de medios para su rápida recuperación en emergencias), así como el uso de las escuelas como albergues; relegando el derecho de los niños y niñas a la educación.
  • Incremento de enfermedades, especialmente los niños y niñas más pequeños, por agua contaminada, agentes biológicos y desbordamiento en el sistema de salud.
  • Incremento de violencia física y sexual, por la escasa empatía del mundo adulto frente a cambios de conducta de niñas, niños y adolescentes ocasionadas por estrés, ruptura de la vida cotidiana y pérdida de tiempo de ocio para jugar. Para las mujeres adolescentes se incrementan los riesgos de violencia sexual por la pérdida de los entornos seguros y comunitarios, dejándoles expuestas a culturas machistas que las convierten en objetos sexuales.

Después de la aprobación en 2014 de la Ley General de derechos de niñas niños y adolescentes el Sistema Nacional de Protección Integral (SIPINNA) tiene que ser el espacio de articulación de todos los niveles de gobierno y las Secretarías de Estado para atender las emergencias, identificar nuevos riesgos y diseñar la respuesta especializada de todo el Estado mexicano.

REDIM reitera el llamado al Estado mexicano a cumplir con el Artículo 4o Constitucional que establece la obligación de todas las autoridades a cumplir con el “Interés Superior de la Niñez” garantizando todos sus derechos en medio de la emergencia. Es prioritario abrirles espacio de diálogo y participación en todas las tareas que impliquen su protección integral y la recuperación de su vida cotidiana lo antes posible.

 

Juan Martín Pérez García
Director Ejecutivo
Red por los Derechos de la Infancia en México
@juanmartinx

 

Nuestas Campañas

Campaña 10 por la Infancia Logotipo de la campaña Infancia sin violencia Las niñas Ley de altura

Datos de Contacto:

Red por los Derechos de la Infancia en México
Av. México Coyoacán No. 350 Col. General Anaya
C.P. 03340 México, D.F.
Tels. 56 04 24 66, 56 04 32 39, 56 04 24 58
buzon@derechosinfancia.org.mx
  • Valido XHTML 1.0 Transitional

  • ¡CSS versión 3 Válido!