Red por los
Derechos de la Infancia
en México
Siguenos en: Ir a Facebook Ir a Twitter Ir a You Tube

Niñas, niños y adolescentes padecen y sobreviven en los diferentes escenarios que integran el amplio y complejo fenómeno migratorio. La detención de niñas y niños migrantes ha sido vista como única alternativa de cuidado, en el mejor de los casos una niña o un niño es canalizado a un albergue sin que existan otras opciones, como los solicitantes de asilo o refugio, o que tengan la oportunidad de crecer en libertad o dentro de un núcleo familiar. La infancia migrante y refugiada, está principalmente constituida por grupos que en sus lugares de nacimiento ya eran vulnerables y sujetos de atención especial y que trasladan esa vulnerabilidad, sumada con riesgos adicionales a los lugares de recepción.

 

Los riesgos de morbi-letalidad: por plaguicidas y explotación laboral en el caso de los jornaleros agrícolas; por condiciones de vida insalubres para los indígenas migrantes a las grandes urbes; y por inanición y fatiga en los migrantes transfronterizos, son un ejemplo de los problemas que emergen y merecen especial atención.

 

La falta de información detallada de los registros de niñas, niños y adolescentes acompañadas y no acompañadas es un impedimento para el diseño de estrategias y políticas públicas para asistir a este grupo de migrantes vulnerables y para asegurar que sus derechos sean respetados. Más allá de la información incompleta, el monitoreo realizado por Organizaciones de la Sociedad Civil (ONG), reportes de investigación e información de los medios, indican un creciente e importante número de niños y niñas migrantes, la mayoría de ellos, provenientes de los estados del centro del país, aumentando la participación de mujeres adolescentes.

 

La migración es siempre una aventura arriesgada, pero en el caso de las niñas y niños migrantes, las condiciones empeoran debido a su edad y la falta de experiencia. Estas niñas, niños y adolescentes, también están altamente expuestos a la falta de oportunidades educativas, prostitución infantil, drogas, violaciones y abuso sexual. Para los traficantes, ellos son una población altamente explotable y un buen negocio lucrativo. Cuando son deportados, su débil condición física es evidente y la mayoría se encuentran frustrados y sufren de ansiedad y de desesperación.

 

Hasta la fecha las políticas implementadas para atender las problemáticas que padece la infancia migrante, no responden a una política de garantía de derechos, puesto que han sido construidas bajo la mirada asistencialista en donde los niños y niñas siguen siendo considerados como objetos que necesitan ser protegidos y no como personas sujetos de derechos bajo un enfoque de protección integral con estrategias preventivas y mecanismos que aseguren el Interés Superior del Niño, que sustenten que la decisión tomada por la autoridad migratoria es la más benéfica para cada niño o niña.

 

Es importante que la nueva política migratoria no se avoque a la represión del fenómeno migratorio, sino a plantear una nueva ruta que incluya acciones preventivas, como puede ser el trabajo continuo para el fortalecimiento económico social y cultural de las comunidades de origen, pues siendo el fenómeno migratorio complejo y multifactorial demanda acciones complejas e integrales, en esta lógica no debemos olvidar que la infancia y la adolescencia son un sector estratégico para lograr una política pública sustentable, sin importar su origen o nacionalidad.

Nuestas Campañas

Campaña 10 por la Infancia Logotipo de la campaña Infancia sin violencia Las niñas Ley de altura

Datos de Contacto:

Red por los Derechos de la Infancia en México
Av. México Coyoacán No. 350 Col. General Anaya
C.P. 03340 México, D.F.
Tels. 56 04 24 66, 56 04 32 39, 56 04 24 58
buzon@derechosinfancia.org.mx
  • Valido XHTML 1.0 Transitional

  • ¡CSS versión 3 Válido!