Red por los
Derechos de la Infancia
en México
Siguenos en: Ir a Facebook Ir a Twitter Ir a You Tube

Decir que en el juego se puede sintetizar la esencia de la infancia es algo que parece poco discutible, sin embargo, para muchos analizar de fondo las implicaciones que el juego y el esparcimiento tienen en la formación de niñas y niños es algo que aun pocos consideran relevante. La  Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 31 reconoce el derecho de cada niño al descanso, al esparcimiento, al juego, las actividades recreativas y a la plena y libre participación en la vida cultural y de las artes. Con ello, los Estados Parte asumen la responsabilidad de brindar las oportunidades apropiadas en condiciones de igualdad a todas las niñas, los niños, las y los adolescentes para que ejerzan este derecho.

Cuando se habla de alimentación, educación, integridad física, incorporación temprana al mundo laboral, prevención de enfermedades tan graves como el VIH sida o la diabetes, pobreza extrema, problemas migratorios, violencia intrafamiliar, deserción escolar o adicciones, recordar el universo lúdico podría casi entenderse como una falta de respeto. Y no obstante en todos los puntos anteriormente mencionados el juego desempeña un papel significativo.

Son escasos los estudios que se han acercado a este campo. Muestra de ello es que actualmente en México se cuenta con muy pocas cifras contundentes y bien documentadas a las cuales recurrir para conocer fortalezas y debilidades en torno a este derecho. El juego puede ser visto como una buena terapia por los psicólogos, un auxiliar didáctico novedoso para los pedagogos y un pasatiempo inofensivo para madres o padres de familia. Aun no se le confiere la importancia que realmente tiene en el desarrollo infantil, además de que sin estos elementos no hay vida humana digna y no acceder a este derecho puede tener consecuencias ser nefastas e irreparables en el individuo.

Algunos de los beneficios de la actividad lúdica son: expresa y es condición para el desarrollo del sujeto (ya sean niños, niñas o personas adultas); revela y fortalece sus procesos mentales; reduce tensiones y ansiedades; es una forma de percibir y actuar sobre los objetos reales dándoles diferentes significados y dejando volar la fantasía; proporciona placer, satisface su curiosidad del o la jugadora y su necesidad de resolver situaciones que se le presentan como retos. Los juegos constituyen el mejor medio que tienen niñas y niños para expresarse y los mejores testimonios a partir de los cuales las personas adultas pueden comprender a la infancia.

El Comité de los Derechos del Niño preocupado por la poca atención a este derecho dio a conocer un “Comentario General” que explica lo que tienen que hacer los gobiernos para apoyar los derechos del artículo 31. El comentario general tiene tres objetivos principales: Incrementar el entendimiento de la importancia del Artículo 31 para el bienestar y desarrollo de los niños, y para el cumplimiento de los otros derechos de la Convención; ofrecer una interpretación acerca del significado del artículo 31; y ofrecer una guía acerca de las medidas necesarias para asegurar su cumplimiento para todas las niñas y los niños sin discriminación alguna.

Los gobiernos deben adoptar una serie de medidas para promover, proteger y garantizar un entorno en el que los derechos de niñas, niños y adolescentes a jugar, así como a la recreación y a la cultura, sean respetados. Para ello debe consultar con niñas y niños de manera que su participación pueda formar parte de la toma de decisiones. 

Nuestas Campañas

Campaña 10 por la Infancia Logotipo de la campaña Infancia sin violencia Las niñas Ley de altura

Datos de Contacto:

Red por los Derechos de la Infancia en México
Av. México Coyoacán No. 350 Col. General Anaya
C.P. 03340 México, D.F.
Tels. 56 04 24 66, 56 04 32 39, 56 04 24 58
buzon@derechosinfancia.org.mx
  • Valido XHTML 1.0 Transitional

  • ¡CSS versión 3 Válido!